13 características que toda residencia para ancianos debe tener

Descubre qué características debe tener toda residencia de ancianos, aprende qué debes y qué no debes permitir. Cuidados de salud. Consejos médicos.

Elegir una residencia de ancianos supone mucho más que realizar una búsqueda por Internet o de oídas. Supone por en manos de otras personas el cuidado de una persona mayor. ¿Cuáles son las claves para acertar?

Hay momentos en los que ingresar a un familiar adulto mayor en una residencia geriátrica es un deber. No se trata de apartar a esa persona, sino de dotarla de una serie de servicios que, por circunstancias, nosotros ya no podemos realizar.

Las residencias de ancianos son gestionadas de manera pública, privada o concertada, y en ella se combinan una serie de profesionales sanitarios.

Elegir una buena residencia de ancianos no es una tarea sencilla, muchas son las dudas que surgen a la hora de elegirla, ya que normalmente es un proceso por el que nadie pasa de manera previa. Recurrir a Internet es siempre una opción, pero en estos casos no es la más recomendable.

En este artículo daremos las pautas necesarias para que la elección de una residencia de ancianos no suponga una lotería.

Cómo buscar la residencia de ancianos ideal

  • Recabar información. Una residencia de ancianos es un espacio de acogida y del cual podemos obtener información previa de mano de otros familiares o personas que la hayan utilizado. Nos servirá para hacernos una idea de cómo se trata a los pacientes.
  • Realizar una visita. No debemos limitarnos a esa información previa o a lo que leamos por internet. Es interesante concertar una cita telefónica y visitar las instalaciones, pudiendo así recabar información in situ. Podremos comprobar cómo e cuidada está, el personal que posee, cuáles son los servicios que se prestan, existencia de zonas verdes, posibilidad de servicios complementarios como manicura o peluquería, horario de visitas.
  • Estar alerta. La visita a la residencia ha de ponernos en situación, por lo que la observación es fundamental. Comprobar cómo están las instalaciones, grado de limpieza y calidad de la comida. En definitiva, no dejar a nuestro familiar mayor en un lugar en el que nosotros no quisiéramos estar.

13 características que toda residencia geriátrica debe poseer

Autorizaciones y certificados

Solicitar la documentación que queramos y que nos la proporcionen. Ya que vamos a confiar la salud y cuidados de una persona, debemos exigir que nos presenten las diferentes autorizaciones y certificados de actividad, comprobar que exista esta información y que sea accesible es siempre un punto positivo.

Si a la hora de solicitarla nos ponen dificultades, lo mejor será buscar otra residencia.

Dar facilidades de visita

Si la persona que va a estar ingresada puede valerse por sí misma, hacer la visita con ella. Así puede dar su opinión, ver qué le parece el lugar y las distintas posibilidades de ocio, como salidas, excursiones, actividades de aprendizaje y talleres.

Personal cualificado

Es quizás uno de los puntos calientes, el personal. Desgraciadamente muchas son las noticias de personas sin escrúpulos que han realizados actividades de maltrato a ancianos. El personal de una residencia geriátrica tiene una dedicación plena, ama su trabajo y trata de manera excepcional a los ancianos. Al realizar la visita, poner todos los sentidos en como actúan.

Posibilidad de preguntar y preguntar

 ¿Nuestro familiar necesita algunos cuidados específicos? ¿Existe un perfil que pueda atender a un familiar con demencia, con Alzheimer o alguna necesidad concreta? Si la respuesta es sí, es buena señal.

También te puede interesar: Cómo elegir la mejor residencia de ancianos para ti

Precio

Los precios de una residencia privada y de una concertada no son precisamente económicos. Para evitar sustos, es preferible saber si el precio incluye todos los servicios o existen algunos que se paguen aparte. Estos pueden ser la peluquería o algunas salidas.

Proximidad al transporte público

Facilita las visitas, y si la persona mayor ingresada puede valerse por sí misma, permite ganar en autonomía.

Posibilidad de habitación individual

Es siempre un plus, ya que permite que la persona que va a permanecer allí tenga intimidad.

Comida de catering o preparada allí mismo

En ambos casos, se garantizan una correcta administración de los nutrientes necesarios, pero si la residencia geriátrica posee cocina propia, las posibilidades de adaptación son mucho mayores.

La alimentación ha de ser siempre variada, ya que los ancianos tienen necesidades muy diversas.

Horario de visitas amplio

Normalmente las residencias de ancianos se rigen por el horario que puede tener un domicilio, aunque debe disponer de cierto grado de flexibilidad para poder realizar la visita según nuestros propios horarios.

Buena luminosidad

casa-de-retiro-ancianos

 Puede parecer un hecho menor, pero no lo es. Una correcta iluminación natural dota a la residencia de un ambiente más acogedor y que proporciona mayor alegría.

Oferta cultural

Las personas mayores disponen de mucho tiempo libre, por lo que la oferta de talleres y actividades ha de ser amplia. Será mucho mejor aquella que oferte actividades ocupacionales del interés de nuestro familiar.

Servicio religioso

Si la persona adulta mayor que va a estar en la residencia geriátrica tiene creencias religiosas, valorar la posibilidad de una que pueda facilitar este tipo de servicios. La medicina del alma también cuenta.

Cosas claras

En el contrato que se firme con la residencia de ancianos ha de quedar todo especificado, qué servicio se presta y cual no. No dejar nada firmado hasta que no estén resueltas todas las dudas. Quedarse con una de las copias y comprobar periódicamente que se cumplen todos los servicios estipulados en el mismo.

Elegir una buena residencia geriátrica supone un ejercicio delicado, nunca debe hacerse a la ligera ni escoger la primera que encontremos.

Comparar los servicios que se proporcionan, así como el estado de las instalaciones son dos de los puntos clave para que la elección sea la correcta.

1 - 5