Cómo Elegir la Mejor Residencia de Ancianos para ti

¿Buscas una residencia para vivir? Aquí te ayudamos a encontrar la mejor de acuerdo con tus gustos y las necesidades que tengas.

Para saber cómo elegir la mejor residencia de ancianos para ti, primero debes conocer los tipos de residencias que existen y cuál se adapta a tus necesidades. Sobre este punto, podemos señalar que existen residencias públicas y privadas y, su única diferencia, radica en el método de financiamiento.

Las residencias públicas son financiadas por el gobierno o algún instituto, mientras que las privadas cubren sus gastos mediante empresas o acordando algún tipo de renta con los ancianos. Antes de mudarte a una residencia para ancianos debes evaluar otros aspectos que son muy importantes a la hora de tomar la decisión final y guardan relación con las condiciones de la residencia y las comodidades que ofrece.

Qué debo tomar en cuenta para elegir una residencia

Para saber elegir la mejor residencia, lee detenidamente los aspectos que debes tomar en cuenta.

Personal cualificado

La característica más importante de una residencia para ancianos es que el personal sea cualificado para realizar sus funciones de la mejor manera, pues trata con adultos mayores todos los días y, por sus enfermedades, estados de ánimo o desequilibrios hormonales, tienden a reaccionar de formas imprevistas en diversas ocasiones.

Por tanto, poseer personal que sepa dar respuesta acorde a este tipo de situaciones es crucial. Cuando hablamos de personal capacitado hacemos énfasis tanto en personal de atención y cuidados, como del personal médico que servirá de apoyo y respaldo al anciano en caso de cualquier enfermedad o complicación.

Horarios flexibles

Una residencia ideal debe poseer horarios flexibles que se adapten a ti y no que te obliguen a adaptarte a ellos. En este sentido, las residencias para ancianos deben abrir brechas entre los horarios para darle a los adultos mayores la oportunidad de decidir sobre su rutina diaria y, de este modo, brindar la sensación de autonomía que puede disminuir con la edad.

Es importante resaltar que debes tener claro los horarios de los alimentos, así como el horario en el que debes dormir y, lo más importante, el horario en que está permitido recibir a las visitas. Se recomienda horarios de visitas flexibles y extendidos.

Instalaciones agradables

como-elegir-asilo-de-ancianos-para-vivir

Una residencia para ancianos, como todo edificio, enamora por sus instalaciones, el cuidado que se le brinda a los servicios y el orden que hay en su interior. Cuando te encuentres en la búsqueda, sé exigente y quédate con aquella residencia en la que te sientas más a gusto, ya sea porque tiene más comodidades o porque su distribución de espacios es acorde a lo que habías imaginado.

Fíjate en los factores estéticos, es muy agradable vivir un lugar que se encuentre bien pintado, con ordenado y con buena decoración de interiores.

Buena ubicación

Es crucial que los centros o residencias para ancianos se encuentren en zonas céntricas o por lo menos cercanas a un centro de salud, ya que, se debe prevenir y abordar a tiempo cualquier tipo de accidente, altercado o inconveniente que pudieses padecer.

No obstante, viéndolo desde el lado opuesto, los lugares céntricos por lo general son más ruidosos que aquellos que se encuentran alejados de la ciudad, así que, si eres de esos ancianos que no soportan los ruidos fuertes, lo recomendable es que consigas un lugar donde vivir que te brinde esa tranquilidad que estás buscando, y que a su vez te brinde acceso a un hospital en caso de presentarse una enfermedad o accidente.

Artículo relacionado: 13 características que toda residencia para ancianos debe tener

Camas cómodas

Recomendar que una residencia para ancianos cuente con camas cómodas, puede sonar una recomendación repetitiva, sin embargo, el impacto que posee esta medida en los adultos mayores puede sorprender fácilmente a cualquiera. Los adultos mayores que descansan sobre camas cómodas tienden a despertar con mejor estado de ánimo, mayor capacidad de retención y con una sonrisa en su rostro.

A diferencia de los ancianos que despiertan de una noche incómoda, los cuales se muestran irritados, con dolores en el cuerpo, fallas de concentración y un estado de ánimo decaído. Por tanto, asegúrate antes de mudarte a una residencia para ancianos, que la habitación y la cama específicamente sea cómoda y justo como tú la necesitas.

Alimentación diaria

La alimentación diaria es aquello que te llena de energías para realizar todas las actividades diarias que tienes propuestas, de mudarte a una residencia para ancianos, deja muy en claro el tema de la elaboración de la comida diaria. Si esta corre por cuenta de la casa o si debes cocinarla tú mismo. Al dejar estos puntos claros, se evitan malentendidos y se elige la residencia que mejor se adapte a tus necesidades.

Acceso a medicamentos

El acceso a medicamentos en una residencia para ancianos puede marcar la diferencia en una situación de crisis. Asegúrate que la residencia que vas a elegir cuente con medicamentos útiles en casos especiales, como resfriados, alergias, fiebres, dolores y cambios en la tensión arterial.

Servicios básicos de una casa

Una buena residencia para ti debe poseer como medida mínima, los servicios básicos de una casa, es decir, acceso a agua potable, energía eléctrica, gas para cocinar y servicios de aseo y recolección de desechos.

Además de, equipos e implementos que hagan de tu estadía en la residencia una experiencia agradable, como electrodomésticos para llevar a cabo tareas específicas y muebles para descansar cuando sea necesario. Cuando te encuentres en la búsqueda de residencia para tus años de vejez, no olvides preguntar por estos detalles tan importantes que harán tu vida más sencilla y tranquila en tu lugar de retiro.

Zonas de esparcimiento

Finalmente, es muy importante que la residencia para ancianos que hayas elegido posea lugares de esparcimiento donde puedas desenvolverte y despejar tu mente. Estos lugares de esparcimiento pueden ser parques, jardines o salas de juegos, cuya función es hacerte feliz.

1 - 5